sábado, 16 de febrero de 2013

Meteorito en Rusia 2013

El meteorito que cayó ayer sobre Rusia liberó 30 veces más energía que la bomba de Iroshima,  se acaba de verificar que su tamaño era de 15 metros.
El impacto del meteorito no fue el verdadero problema, el problema fue la explosión.
De más de 500 kilotones, se detectó en Alaska, a 6.500 kilómetros de distancia
Con más de 25 millones de euros en daños, que se pude esperar...

¿Podemos defendernos de los meteoritos?

 
O fue un meteorito muy grande o un asteroide pequeño, pero, definiciones aparte, el cuerpo que explotó el viernes por la mañana en el cielo, sobre Rusia, emitió una energía de 500 kilotones, mucho más de lo inicialmente estimado. Además, era más grande de lo que se creía, alcanzando los 17 metros de diámetro, con una masa de 10.000 toneladas. Son los datos que los expertos de la NASA van obteniendo de los análisis de la información recogida hasta ahora. El estallido fue detectado desde Alaska, a 6.500 kilómetros de distancia.
“Entró en la atmósfera a una velocidad de 18 kilómetros por segundo y en 32 segundos se desintegró”, según explicó Bill Cooke, jefe de la oficina de meteoritos del Marshall Space Flight Center de la NASA. El hecho de que se desintegrara, como lo hizo, da ya alguna pista sobre su composición: no era de hierro/níquel. Cabe esperar que se produjera un gran número de meteoritos que llegaran al suelo.
Lo que esta rotundamente claro es que esta roca no tenía nada que ver con el asteroide 2012 DA14, tres veces más grande, que ayer pasó a menos de 28.000 kilómetros de distancia de la superficie terrestre y cuya trayectoria era perfectamente conocida de antemano. “Fue una increíble coincidencia”, señaló Paul Chodas, científico del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO), en el Jet Propulsion Laboratory (California). “Cabría esperar un acontecimiento celeste de la magnitud de este de los Urales cada cien años de media”, añadió. Todos los expertos recuerdan Tunguska, en Siberia, cuando una explosión en el cielo aplanó una gran extensión de bosque en una zona deshabitada en 1908. Pero que la entrada de un objeto celeste así coincidiera con el paso de un asteroide como el 2012 DA14 es casi inverosímil.
 
Grabaciones de la caída del meteorito. / EL PAÍS / LIVE!
La pregunta inevitable es por qué no se vio llegar la roca de 17 metros de ayer. “Vino por la cara diurna de la Tierra”, argumento Cooke, lo que significa que los telescopios no operan. Los asteroides pequeños son muy oscuros hasta que esta cerca y es virtualmente imposible verlos en óptico”, añadió Chodas. En cuando a los radares que vigilan el cielo, estaba demasiado lejos para haber podido dar una alerta, dijo. Podría ser visto, eso si, con detectores especiales de infrarrojos en el espacio, pero por ahora no existen, añadió.
También la Agencia Europea del Espacio (ESA) está muy pendiente del cielo.“La información que tenemos, todavía no completa ni confirmada, apunta hacia un pequeño asteroide”, dijo Detlef Koschny, jefe del programa de NEO de la ESA. “No hay forma por la que hubiéramos podido predecir [su llegada] con los medios disponibles actualmente. Lo que esta claro es que no tiene nada que ver con el asteroide 2012 DA14”.
La explosión en el cielo fue registrada por los detectores de infrasonidos, la red de instalaciones desplegada ya en la época de la guerra fría para vigilar las explosiones nucleares. Cinco estaciones lo detectaron, incluida la de Alaska, a 6.500 kilómetro de distancia de Cheliábinsk.
¿De donde llegó esas piedra celeste? Probablemente del Cinturón de Asteroides, señaló Cooke. Ese cinturón es la acumulación de material residual de la formación de los planetas, hace 4.500 millones de años, y está entre las órbitas de Marte y Júpiter. Muchas rocas de diferente tamaño, por colisiones entre ellas y efectos gravitatorios, migran desde ese cinturón hacia el interior del Sistema Solar, como debió hacer la de ayer.
Este acontecimiento nos hace darnos cuenta de lo iseguros que estamos y el esfuerzo que tenemos que poner en defendernos de lo desconocido.
Las personas están muy asustadas después de saber que hubo 1200 heridos y 500 muertos, y se asustan con la noticia de que podría venir otro meteorito de un diámetro más grande en 2036.