jueves, 25 de julio de 2013

TREMENDO ACCIDENTE FERROVIARIO EN GALICIA!!!

En Santiago de Compostela , el tren Alvia, que cada tarde-noche entra en la estación de la capital de Galicia procedente de Madrid y con destino a Ferrol, descarriló, a solo cuatro kilómetros de la parada con una fuerza brutal, de tal intensidad que uno de los ocho imponentes vagones voló a 15 metros de la vía. El accidente, registrado a las 20.41, ha dejado un saldo provisional de 78 muertos, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia citados por AFP, y al menos 140 heridos, 20 de ellos muy graves. El recuento de víctimas no ha dejado de crecer durante toda la noche.
En el convoy, formado por ocho vagones y dos máquinas, viajaban 218 pasajeros y cuatro tripulantes. Dos supervivientes relataron a EL PAÍS cómo sintieron que el tren tomaba una curva cerrada, justo bajo el viaducto de la principal autopista de peaje de Galicia; luego, cuando abrieron los ojos, estaban rodeados de cadáveres.

Los vecinos del barrio compostelano de Angrois, junto al camino de hierro que lleva a la estación de la capital gallega, fueron los primeros e improvisados equipos de rescate que acudieron en auxilio de las víctimas.El maquinista, que sufrió heridas leves, comentó a los policías sobre el terreno que había entrado “fuerte” en la curva. Otras fuentes aseguran que el tren circulaba a 180 kilómetros por hora, cuando el límite en ese tramo es de 80, aunque en la recta previa pueden alcanzarse 250 kilómetros. Este es el primer accidente con víctimas mortal en una línea de alta velocidad en España y el más grave siniestro ferroviario en los últimos 40 años. La vía, nueva, estaba adaptada a la alta velocidad, pero no el sistema de señalización.
Los residentes hablan de un gran estruendo, de un torpedo de ruido y polvo y de unas vías sembradas de cuerpos aparentemente sin vida. A falta de cifras oficiales, los heridos se contaban por decenas. Ellos y los pasajeros que salvaron la vida no dejaron de alertar desde el primer momento, horrorizados, que la cifra de víctimas mortales sería estremecedora. Al filo de la medianoche, aun quedaban dos vagones sin revisar, uno de ellos totalmente calcinado.
El tren Alvia, serie 730, un híbrido con tracción diésel y eléctrica, descarriló al tomar la curva más cerrada del recién renovado trayecto entre Santiago y Ourense, reformado para acoger la alta velocidad.
El convoy salió de la estación de Madrid-Chamartín a las tres de la tarde y tenía que haber llegado a Ferrol a las 10.30 de la noche. Los ocho vagones volcaron y uno de ellos acabó convertido en un amasijo de hierros. Un amplio despliegue de servicios de emergencia se desplazó al lugar rápidamente gracias a que la ciudad iba a vivir una de las noches, la de su patrón, en la que más policía y ambulancias se preparan. Miembros de este dispositivo reconocieron que esta coincidencia había facilitado la atención rápida a las víctimas. Los actos programados para celebrar hoy el Día de Galicia fueron suspendidos de inmediato en señal de duelo.
Todos los hospitales gallegos fueron movilizados para atender a las decenas de heridos, algunos en estado crítico. En el Clínico de Santiago, al que llegaron buena parte de ellos, se congregaron numerosos familiares, angustiados, que eran llamados continuamente por los servicios médicos para comunicarles el estado en el que se encontraban sus allegados. A la zona de Angrois se trasladó una grúa gigante para mover los restos de los convoyes, de los que durante horas los efectivos de emergencias no cesaron de retirar heridos y cadáveres atrapados entre los hierros. Las autoridades utilizaron los medios de comunicación para pedir a los ciudadanos que no se acercasen a la zona del siniestro mortal para evitar un colapso que dificultase innecesariamente la asistencia a las víctimas.
El Alvia es el ferrocarril más veloz que atraviesa este trayecto reformado para que en el futuro circulen por sus vías los AVE que comunicarán Galicia con Madrid. El impacto de ayer fue de tal magnitud que la máquina trasera del tren accidentado ardió y otro de los vagones voló sobre un talud a cinco metros de altura y quedó a 15 metros de distancia de la vía. El motor de una de las máquinas, una mole inmensa, salió despedido por el choque.
Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado se afanarán ahora en aclarar las causas del accidente y manejan como única hipótesis el exceso de velocidad. Hasta el lugar de la tragedia, sobre el que se levantó una intensa columna de humo, se acercaron Núñez Feijóo, que al llegar admitió que los fallecidos iban a ser “muchos”, y la ministra de Fomento, Ana Pastar. Renfe facilitó un número de teléfono de atención a las víctimas y sus familias: 900 101 660. Los cadáveres fueron trasladados al pabellón multiusos del Sar, en Santiago, una ciudad para la que el 25 de julio no volverá a ser su día grande.
Aquí unas de las fotografías más cautivadoras de la jornada:





Accidente tren Santiago: 78 muertos y más de 140 heridos al descarrilar