sábado, 3 de noviembre de 2012

Muñecas artesanas, Berjuan

Hola chicos, la verdad es que hoy estoy verdaderamente cabreada. No sé que problema hubo con el blog, pero me ha costado mucho escribir este fin de semana. Me aparecen cosas raras en ciertas webs, por lo que descarte que fueran virus, si no afectaría a todo. Supongo que habrá que preguntar a un profesional. Como veís (leéis) estoy escribiendo, aunque a duras penas, y si veís algo con poco sentido no os asustéis demasiado. El caso es que la entrada que os voy a escribir ya la tenía hecha, pero hubo un problema que fue la goto que colmó el vaso, que hizo que tenga que volver a repitir. 
La entrada va de muñecas. Todas ellas , y todos ellos (cuentas los spidermans que tenías de peques, chicos) se hacen, algunos con más amor, y otros con menos. Viendo un programa de la tv, llamado "Vidas Anónimas" de "la sexta", conocí Berjuan, una fábrica "familiar", de muñecas, preciosas.
Todas ellas empiezan, nada más y nada menos, que gracias a un artista, que en un par de minuto le hace al reportero en directo un rostro de un bebé. Allí hacen los rostros, incluso de los hijos, tan solo tienes que llamar y decirselo.
Continuamos siguiéndoles hacia donde transformal ese rostro de arcilla, que ahora pasa a ser molde, en las piezas de la muñeca. Un artesano, les pone los ojos, y les cose el pelo rubio hecho de nilon, y otro, les pone un chip para que parloteen diciéndonos "mamá, "papá", y para que se muevan.
Luego se les hace una sesión de belleza, en la´que son peinadas y en la que unas costureras les hacen ropa a la "última".
La muñeca les quedó preciosa, y la han hecho con el mayor cuidado y cariño. Hubiera dado lo que fuera por una de esas cuando era pequeña. Supongo que ellos también hubieran podido arreglar todos los brazos de muñecas que se soltaron por el mundo...Todos sus muñecos pasan pasan por un control de calidad, así que tranquilos. Es sorprendente ver cómo lo han hecho, porque jamás te imaginarían tanto culdado en cada pieza.
 En todo caso, un aplauso para ellos, y que sigan así.

Archivo del blog