miércoles, 7 de noviembre de 2012

Nuevos Microrrelatos

Os traigo mas de mis microrrelatos, pero antes, ¿Qué tal si os enseño un poco cómo se hacen?
Para hacerlos tienes que saber resumir...sorprender...y a la vez controlar muy bien los recursos literarios. Me sería imposibe explicaros todo esto en una entrada así que mejor es ver este par de ejemplos. En otro momento os enseñaré más piezas de mi literatura, como uuna novela que estoy preparando, auqneu como, quizás demasiado larga, os la podré en formato e-pub.

Matilde ya no sonreía…ni escribía como siempre…ni saltaba como siempre…ni hacía nada como  siempre. Parece que tras el otro día la sonrisa se había borrado de su cara permanentemente. Clara y yo corrimos a ayudar a Matilde en su pésimo día. Hasta parecía que todo lo que tocaba se moría de pena al verla. Era un asqueroso miércoles por la mañana, tan, tan por la mañana que no se habían despertado ni los panaderos.  Entramos a clase, pero al salir su cara ya no era igual…Ni su pelo…y su sonrisa no estaba. Desde ese momento comencé a investigar y preguntar a todo el barrio sobre mi amiga Matilde.

-Me han dicho que se ha roto la crisma.-Me dijo un amigo.

-No, no, es porque la ha dejado su novio-Me dijo una niña.

-Que va, lo que pasa es que le ha dado un ataque silencioso esquizofrénico de la lombriz parda.

-¿Qué narices es eso?-Pregunté yo- ¿Es grave?

-Mucho, me lo dijo mi papá, que es un médico de prestigio.- Respondió él haciéndose el listo.- Cada día estará peor hasta que una lombriz que se le ha metido en el ombligo explote y la deje aplastada por el suelo como un globo de feria.

-¿Pero cómo le ha entrado la lombriz?-Pregunté  ya con más curiosidad que otra cosa.

-Pues es muy sencillo, claro, para gente como yo. Esa lombriz vive en el aire y es invisible, y si de noche has comido pizza entra en tu ombligo y no sale hasta que comas coles de Bruselas. Mi padre hizo un estudio sobre eso, pero es muy complicado para gente como tú.

Antes de darle un puñetazo pensé y dije.-¡Oh, no! Matilde odia las coles.

Desde entonces Matilde está así todos los días, y sé que será inevitable salvarla de su terrible final.
 
Mi ciudad era un rollo. Todos los niños eran más guays que yo…todos más altos…más listos …más fuertes…y no lo digo por tontería. Es que todos los padres de por aquí son seperhéroes o supervillanos o..súper algo.
El papá de Víctor es  batman, y el de Lucía el hombre lobo. Pero el papá de Lucía no puede traer a Víctor a casa, porque como el papá de Juan es vecino de ella, y es el Jocker, suelen acabar zurrándose, y además Juan es vecino de Lucas, y su papá es SúperMan, que está siempre chuleándose, así que un día el papá de Lucía le mordió un brazo y desde entoces el papá de Lucas no viene mucho por aquí.
Mi padre es de lo peor. Es normal,  o por lo menos lo era. Tenía un look horrible y no sabía hacer nada guay. Desde hoy todo va a cambiar. Ya no es aburrido porque hoy aporveché para hacerme un bocata de jamón y cogí el cuchillo de cortar la carne. Papá estaba de dormido. Me acerqué a él y ¡Plas!
Que se prepare la ciudad porque ahora mi papá es el Capitán Garfio.

Archivo del blog