sábado, 1 de diciembre de 2012

La ley de Murphy


  • Si algo puede salir mal, saldrá mal.
  • Nada es tan fácil como parece.
  • Si existe la posibilidad de que varias cosas vayan mal, la que cause más perjuicios será la única que vaya mal.
  • Si usted intuye que hay cuatro posibilidades de que una gestión vaya mal y las evita, al momento aparecerá espontáneamente una quinta posibilidad.
  • Cuando las cosas se dejan a su aire, suelen ir de mal en peor.
  • En cuanto se ponga a hacer algo, se dará cuenta de que hay otra cosa que debería haber hecho antes.
  • Cualquier solución entraña nuevos problemas.
  • Es inútil hacer cualquier cosa a prueba de tontos, porque los tontos son muy ingeniosos.
  • La naturaleza siempre está de parte de la imperfección oculta.
  • La madre naturaleza es una perra.
  • Sonría. Mañana puede ser peor.
  • Si se encuentra bien, algo habrá que haga que vayan mal.
  • Cuando parece que ya nada puede ir peor, empeora.
  • Cuando le parezca que las cosas van mejor, es que ha pasado algo por alto.
  • Siempre es más fácil hacerlo de la forma más difícil.
  • Los sucesos fortuitos tienden a suceder todos juntos.
  • Si algo no puede salir mal, saldrá mal.
  • Si una serie de sucesos puede salir mal, saldrá mal en la peor secuencia posible.
  • Después de que las cosas hayan ido de mal en peor, el ciclo se repetirá.
  • Nada es tan malo nunca como para que no pueda empeorar.
  • No hay tarea tan simple que no pueda hacerse mal.
  • No se puede determinar a priori en qué lado de la tostada hay que poner la mantequilla.
  • Todos los objetos se caen al suelo de tal forma que causen más desperfectos.
  • La probabilidad de que la tostada caiga con la mantequilla hacia abajo es directamente proporcional al precio de la  alfombra.
  • La pieza más delicada será la que se caiga antes.
  • Las cosas siempre caen en ángulo recto.
  • El esfuerzo para recoger al vuelo un objeto que se puede romper, producirá un desastre mucho mayor que dejarlo caer.
  • Cuando una máquina de tabaco o de chicle le devuelve el cambio, los céntimos caerán a los pies, mientras que los euros rodarán lejos de su vista.
  • Si un artilugio mecánico falla, lo hará en el momento más inoportuno.
  • Cuando todo falle, lea las instrucciones.
  • De todas maneras, no funcionará.
  • Si no se ha roto no lo podrá arreglar.
  • Guarde todas las piezas.
  • Para la mayor parte de los montajes hacen falta tres manos.
  • Una partícula que se desplaza buscará el ojo más próximo.
  • No se puede saber la profundidad de un charco hasta que no has metido el pie.
  • Todo empeora a elevadas presiones.
  • Cuando un cuerpo se sumerge en agua suena el teléfono.
  • La duración de un minuto depende del lado de la puerta del baño donde se encuentre.
  • Si la asignatura que más le apetecía hacer tenía un número límite de n estudiantes, usted será el n+1 que solicitó matricularse.
  • Las pilas de la calculadora, que han durado todo el curso, se agotarán durante el examen final de matemáticas.
  • En su examen final más importante, la compañera de clase más maciza y atractiva se sentará a su lado por primera vez en todo el curso.
  • Cuando repase sus apuntes antes de un examen, se dará cuenta de que lo más importante es ilegible.
  • Cuanto más haya estudiado para un examen, menos seguro estará de cuál es la respuesta que le piden.
  • El 80% del examen final está extraído de la clase que faltó y del libro que no ha leído.
  • Todos los profesores dan por sentado que lo único que usted tiene que hacer es estudiar su asignatura.
  • Si tiene que hacer un examen en el que se pueden usar libros, se le olvidará llevarlos.
  • Si tiene que redactar un trabajo en casa, se le olvidará donde vive.
  • Llegue a la hora que llegue, siempre habrá más gente en la cola.
  • El plato que le llamó la atención desde que se puso en la cola se lo llevara el que va delante suyo.
  • La otra cola es más rápida.
  • Cuanto más tiempo lleva en una  cola, más probabilidades hay de que se haya equivocado de ventanilla.
  • El cajero más lento siempre está en la caja rápida.
  • Cuando esté esperando en una cola muy larga, la gente que está detrás de usted maniobrará y se colocará en la caja que acaba de abrir.
  • Una cola corta en el exterior de un edificio se convertirá en una cola larguísima en el interior.
  • Nadie es tan feo como en la foto del pasaporte.
  • La distancia a la puerta de embarque es inversamente proporcional al tiempo que se dispone para no perder el vuelo.
  • Servir café en un avión produce turbulencias.
  • Se ponga junto a la línea transportadora que se ponga, su equipaje vendrá por otra.
  • Los que viven más cerca, llegan más tarde.
  • Siempre se tarda más en ir que volver.
  • El carril lento en el que ha estado parado tanto tiempo, empezará a moverse cuando usted se haya cambiado al otro.
  • El primer bicho que se estrella contra el parabrisas, lo hace siempre a la altura de los ojos.
  • La posibilidad de perderse es directamente proporcional al número de veces que le digan “no puedes perderte”.
  • La cantidad total de inteligencia del planeta permanece constante. La población, sin embargo, sigue aumentando.
  • No discuta nunca con un tonto. Puede que la gente no aprecie la diferencia.
  • No se puede hablar más de un hombre que no sabe de lo que está hablando.
  • Un experto es aquel que sabe cada vez más sobre menos cosas, hasta que sabe absolutamente todo sobre nada.
  • Si no fuera por el último minuto, no se haría nada.
  • La solución a un problema consiste en encontrar a alguien que lo resuelva.
  • En cualquier jerarquía, todo empleado tiende a incrementar su nivel de incompetencia.
  • Con el tiempo, todos los puestos tienden a que los ocupe un empleado incompetente.
  • El hombre que es capaz de sonreír cuando las cosas van mal, ya ha pensado a quién le echará la culpa.
  • La dureza de la mantequilla es directamente proporcional a la blandura de la tostada.
  • La ola de calor aparece justo cuando se estropea el aire acondicionado en el trabajo.
  • La tendencia del humo de un cigarrillo a dirigirse a la cara de una persona es directamente proporcional a la sensibilidad de esta al humo.
  • El que no quiere jugar es el que gana todas las manos.
  • Si todo sigue igual, usted perderá.
  • Gane o pierda, perderá.
  • Si está limpia, no es ropa.
  • En ocasiones, el hombre tropieza con la verdad pero, casi siempre, evita caerse y sigue adelante.