viernes, 17 de agosto de 2012

Emily the Strange

Si no la conocéis seguro que os va a encantar (o no) y si la conocéis nunca sabréis todo sobre ella. Emily es la protagonista de las novelas de Rob Reger y de sus cómics, y de los muchísimos productos como camisetas, fundas, peluches...Vamos, que lo que es en la vida real no se parece en nada a la chica de los libros.
Es extraña, rara, oscura...Y para ser una adolescente de 13 años prefiere estar sola con sus 4 gatos negros que ir en busca de la popularidad. Sus libros fueron pensados para personas entre 12 y 18 años, pero ha llegado a un público mucho más extenso.
En sus novelas, cuantro hasta el momento, hemos podido verla viajar en el tiempo, perder la memoria, crear a una gemela malvada o descubrir cómo utilizar la roca negra líquida de sus tías abuelas. Y además, es una chica que construye de todo, mientras vuelve loca a su madre. Sus cuatro gatos, NeeChee, Sabah, Miles y Mistery, siempre la acompañan, y también su gólem Cuervo.

Para los que querais conseguir los libros, en amazon y en ebay los venden todos, y digo todos, porque no solo venden las novelas, si no también los cómics y cosas de ese tipo. También podéis conseguirlo en una librería cercana.

La ropa y demás complementos son muy díficiles de conseguir pero yo he tenido mucha suerte, porque en el mercadillo de las fiestas de San Roque me encontré con una tienda de rock/punk y me compré una chapa de Emily, también tenían camisetas, y toddo lo que os he dicho. A parte me compre una chaqueta de una colección roquera que seguro que os va a gustar, pero ahora no puedo poner las fotos porque estoy con un app del móvil que no deja ponerlas. a parte en el mercado y en las fiestas me he encontrado con una tienda para quitar las pellejos de los pies con peces, con una tienda que se llama Másquepollo, que vende las mejores croquetas de la tierra, ahh y me he echo un tatuaje, que no, pero estuve a punto de hacerme uno de henna, lo que pasa es que el precio no me ha convencido, y encima si solo es para 15 días.
Muchos besos, hasta luego.