lunes, 6 de agosto de 2012

Pulseras Rojas


int3.jpg
‘Polseres Vermelles’ ha sido la serie revelación del año en TV3, la autonómica catalana. Tanto en éxito de audiencias cómo de crítica, TNT ha sido la cadena que ha decidido dar un paso más allá y doblarla al español para darle salida en emisión nacional a partir de ese mismo lunes 5 de Diciembre a las 22:15. En ¡Vaya Tele! hemos podido ver el piloto doblado. No sólo es bonito, emotivo y duro aunque lleno de valor, si no que lo es mucho más cuando descubres toda la historia que hay detrás de la serie.
‘Pulseras Rojas’ (el nombre de la producción en español), se convirtió rápidamente en un éxito entre los jóvenes catalanes. Pau Freixas (director) y Albert Espinosa (alma de la serie y creador de la misma) nos explicaban lo impresionante que resulta ir por la calle y que chavales adolescentes lleven pulseras rojas identificándose con la serie. Y es que ésta producción se suma a la lista de temas tabúes tratados de una forma impecable en televisión. En este caso, el cáncer infantil. Pero, ¿qué tiene ‘Pulseras Rojas’?

¿Sobre qué trata ‘Pulseras Rojas’?

Ambientada realmente en un antiguo hospital de mutua reconstruido, la serie se centra en dos personajes internados que padecen distintos cánceres en los que la salvación pasa por amputar una pierna en el caso de Jordi y su cáncer de tibia. Su compañero de habitación, Lleó, tiene pinta de convertirse en uno de sus mejores amigos al estar realmente cerca en momentos difíciles, cómo la misma soledad de la noche antes de enfrentarse a la que puede ser la operación más marcante de su vida. No son los únicos personajes de la producción, existen secundarios con distintos problemas y algunos de ellos no están relacionados con el cáncer, completando todo reparto de la serie unido por un factor común: la autosuperación ante la adversidad.
La serie engancha. El tema no es fácil de seguir, a nadie nos apetece que nos hablen de algo cómo el cáncer por muchos motivos, pero está tratado de forma natural y positiva, perdiendo los miedos típicos de un tabú social tan grande haciendo que te identifiques rápidamente con alguno de los personajes y sintiendo cada momento por el que están pasando, impregnado por una gran interpretación que te hace creer que no hay margen de lamento posible en las situaciones venideras, porque el personaje no está solo. Incluso Roc, un niño en coma desde hace años que parece prometer bastante cómo personaje en la serie.
De momento y hasta lo visto, se agradece enormemente que una serie de hospital articule su trama principal y secundaria centrada en el paciente y no en los profesionales. Y de igual manera, se nota especialmente la correcta escritura de capítulo: no hay tramas extra de relleno, 45 minutos es suficiente para contar un episodio dramático y no hay por qué ocupar más tiempo.

Así es ‘Pulseras Rojas’ y su doblaje al español

A nivel técnico tiene una realización muy cuidada, llegando a ser lacrimógena en muchos casos (aviso: lo siguiente no es spoiler, se ve en el primer capítulo), cómo la última vez que Jordi baila con sus dos piernas con una chica en su habitación, o la última vez que sale a correr por el hospital antes de que le amputen la pierna con motivo de ir al servicio. Te enfrentas a ese tipo de planos que te estremecen desde dentro y es cuando sientes que en tu mano izquierda ya llevas una pulsera roja más.

Ahora que ya tenemos pulseras rojas en antena 3 no os la perdáis los lunes después del club del chiste porque es una serie preciosa. Hay gente que cree que no le puede gustar por que le va a dar pena a ver a unos niños con la infancia robada por una enfermedad, pero no os preocupéis, no trata de enfermedades, si no de amistad, superación, amor y cosas que hacen llorar a cualquiera, pero de emoción y alegría.